04marzo
2021

Más allá del Ego

Entiende lo que llamo - La Expansión del YO - y sus implicaciones, que podrían ayudarte a crecer

Este post es continuación de: Una nueva forma de entender el Ego

Tener un hijo me ayudó a experimentar el profundo impacto que nuestras emociones, palabras y acciones han tenido en la construcción de su personalidad.

Al presenciar la eficacia y rapidez con la que mi hijo copiaba nuestros comportamientos, los adaptaba y se apropiaba de ellos (siendo más efectivo con los que NO quería que copiara) vi como nuestra vida de todos los padres se define casi exclusivamente en una eterna gestión de qué características nuestras dejamos permear y cuáles no.

Pude entonces entender el profundo impacto que mis padres tuvieron en mí, al punto de ya no poder distinguir lo que yo soy de lo que ellos me dieron. 

La educación funciona más como el contagio o la transmisión nerviosa que como ese proceso racional / direccional / consciente que crees que es; de racional tiene poco y se ejecuta con todo nuestro ser, incluso cuando no eres consciente de ello: educas con TODO el cuerpo, tus hábitos, palabras y omisiones, salud y enfermedad; los humanos tenemos el poder de detectar, procesar y copiar información de manera muy eficiente y en muchas dimensiones.

La idea se expandió como pólvora en mi cabeza y causó una revolución a la que llamé:

La expansión del YO

¿Y que tal si  yo no soy yo, sino un gran "nosotros"?

En pro de un entendimiento más objetivo de mi mismo, intenté incluir en la ecuación de mi YO a mi árbol genealógico entero: sus costumbres, su lenguaje, relaciones y valores compartidos, luego entendí que ejercicio no tenía final: para entender a mi familia tengo que entender a la comunidad que la condiciona, a la sociedad que da forma a sus valores y al momento histórico que define su realidad.

¿Y dónde quedo yo?

Soy una gran cebolla, NO soy una capa, existo en todas, de diferentes maneras.

Como los hongos, nos formamos a partir de la información (emociones, actos, significados, valores, etc.) de una red multidimensional de relaciones y no podemos definirnos sin ellas. 

En todo momento somos alumnos y educadores, receptores y emisores; nuestras familias funcionan como pequeños cerebros y nosotros como neuronas, constantemente recibiendo, copiando, transformando y enviando información a todos nuestros nodos. Esto no sólo ocurre con la familia sino con todos los seres con los que estamos conectados emocionalmente.

Mi individualidad tiene que ver más con lo específico de la combinación de datos en un momento determinado, pero no mucho más.

Mi nuevo Yo, expandido

De este ejercicio pseudo budista de renuncia al ego como unidad, pude obtener varias ideas con las que podrás  jugar en tus meditaciones; No se trata de convertirse en comunista emocional renunciando sacrificadamente al ego y sus demandas, sino de una expansión que te permitirá apropiarte de poderes más grandes, más trascendentales... más útiles:

1. Salud y evolución compartidas

Todos mis traumas, limitaciones, programas, retos o defectos son parte de una historia muchísimo más larga y compleja de la cual, mis ancestros y descendientes son también protagonistas. Los demonios familiares son en realidad procesos evolutivos llevados a cabo de forma colectiva hacia el entendimiento y la sanación. No soy YO (ni mis dramas, ni mis carencias) el centro de mi propia evolución.

Igualmente, para sanar mis problemas tengo que entender, conectar, aceptar y sanar mi relación con mi red de contactos.

La culpa individual y la soledad carecen de sentido y utilidad, así como los enfrentamientos y disgustos asociados. ¿Entiendes lo poderoso de esta idea? ¿Te das cuenta de cuánto has invertido en estas trampas del ego?

2. Identidad funcional

Mi propia identidad se define en torno a la función que cumplo en mi familia y red. Me define lo que hago, no lo que creo que soy. Algunos lo llaman misión de vida. 

3. Emocionalmente NO existe el derecho de autor

Mis logros y aciertos son también de ellos; sus logros y aciertos son también míos. Puedo tomar libremente de mi red la información que necesite sin pedir permiso ni pagar por ello, porque todos hacen lo miso conmigo, ya con mi mera existencia estoy generando y transmitiendo automáticamente información al que la necesita.

4 Tiempo, expandido

Es inevitable que, si ahora -yo soy todos nosotros-, mi tiempo se expanda y con él mi interés en la historia, la cual ya más nunca veré como un cuento de cosas que pasaron y ya,  sino como un denso tramado cuántico de causas y consecuencias que se expanden más allá de mi tiempo de vida. 

Tienes que tomarte el estudio de tu vida como algo más profundo y metódico que implica información proveniente de más sitios que tu propia cabeza. 

5 EL modelo fractal

Una vez que entiendes esta forma de funcionar, podrás rápidamente identificarla con otros modelos biológicos y ecológicos de vida; si piensas un poquito sobre esta idea, tu cabeza explotará!: lograrás ver una interminable lista de paralelismos entre tu humanidad (tu identidad, familia, comunidad, tus amigos, las ciudades, etc, etc.) y los ecosistemas de la tierra: desde lo microscópico a lo más grande.

Funcionamos bajo un mismo modelo fractal tipo red neuronal igual a muchas estructuras presentes en la naturaleza (y AUSENTE en las ciudades); esto te aportará un sentido de pertenencia y entendimiento de la realidad que ningún paradigma egoísta logrará jamás.

Ya no es solamente un Yo - Familia o un Yo - Comunidad , sino que puede extenderse a un Yo - Bosque, incluso a un Yo - Planeta.

La expansión del YO es un proceso de aprendizaje y crecimiento que inicia y nunca se detiene y que es la clave de mi proceso de sanación pues me permite tener una visión más realista y sobre todo práctica de mi vida, mi paz, mi bienestar y mi salud.

Espero que esta reflexión te ayude a encontrar ese estado de paz y plenitud que buscas.

English Spanish